¿700 asesinatos en una década no son asunto de Estado?

Artículo de Rubén CastroArtículo de Rubén Castro Torres publicado en la revista SABmés.  Puedes leer el artículo completo haciendo click aquí

El pasado 7 de noviembre tuvo lugar la primera Marcha Estatal contra las Violencias Machistas que reunió miles de personas, mujeres (y algunos hombres) llegados de todas partes de España. Una jornada reivindicativa y organizada por el movimiento feminista a la que se sumaron muchas organizaciones, entidades e incluso partidos políticos.

La convocatoria no podía ser más importante si tenemos en cuenta las dimensiones del problema: cuando solo en España 700 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas, cuando 800.000 niños y niñas conviven con la violencia de género o cuando casi un 30% de las jóvenes son controladas y sometidas por su pareja hasta el más mínimo detalle.

Pese a las leyes y protocolos aprobados los recursos no se están extendiendo como deberían.

La reclamación de un Pacto de Estado contra la violencia de género no puede considerarse menor cuando este fenómeno sigue permaneciendo oculto pese a las indignantes cifras. Cuando pese a las leyes y protocolos aprobados hasta la fecha, los recursos no se están extendiendo como deberían. Más aún cuando los presupuestos del Gobierno Central cayeron más de un 20% en el ámbito de igualdad, y hasta un 70% en campañas de prevención de la violencia machista.

La lucha contra la violencia de género debería ser un eje importante de cara a las próximas Elecciones Generales del 20 de diciembre,

La lucha contra la desigualdad y los malos tratos estarán presentes este 25 de noviembre, como Dia Internacional contra las violencia hacia las mujeres, como lo estuvo el pasado 7N y como debería estarlo el resto de días del año.

Es más, debería ser un eje importante de cara a las próximas Elecciones Generales del 20 de diciembre, no como un arma arrojadiza, sino como una oportunidad de mostrar compromisos claros por destinar los recursos necesarios para desterrar la cultura de la desigualdad de una vez por todas.